Denuncian desde Sevilla “indignas” intenciones de la reciente sentencia del Tribunal Supremo de España

Sevilla (Andalucía), 19 de junio de 2020 (SPS)- Organizaciones de la sociedad civil andaluza y formaciones políticas se han manifestado ayer en Sevilla para expresar sus rotundo “rechazo” a la reciente  sentencia del Tribunal Supremo de España  (207/2020, de 29 de mayo, sobre Recurso 3226/2017. Sala 1ª del TS),  mediante la cual se intenta desligar a la potencia colonial  de su responsabilidad histórica, jurídica y moral en el proceso de descolonización del Sáhara Occidental.

La Plaza Nueva, sede del ayuntamiento de la  capital hispalense, ha reunido a decenas de personas  para condenar la sentencia  y lamentar que “los tribunales sorprenden a la población con una sentencia incomprensible para la mayoría”. También se pone en evidencia que el Tribunal Supremo se opone  a la legalidad internacional y al sentir de todo el pueblo español.

Portando mapas políticos de la década de los 70 y documentos oficiales expedidos por el Estado española en la entonces “provincia 53”, los manifestantes han recordado la indiscutible presencia y responsabilidad de España en el Sahara occidental  y su rol ante la comunidad internacional como potencia administradora del último territorio en proceso de descolonización en África.

  

En la manifestación, adaptada a las nuevas circunstancias y respetando las medidas sanitaria, se dio lectura a un manifiesto,  firmado  por varias organizaciones, en el que  se denuncia que el sufrimiento del pueblo saharaui es resultado de “un problema creado por el Estado español , sobre el que el Estado tiene la responsabilidad ante la nación saharaui y la comunidad internacional, y al no concluirlo debidamente está pudriéndose en el corazón del Estado”, y añade que la reciente maniobra del Tribunal Supremo  “sólo aumentan la posición de indignidad de España.

Para finalizar, la manifestación, convocada por  Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla -AAPSS, ha exhortado a España  poner fin a la “ignominia y latigazos del Estado colonial que aún asoman de vez en cuando”  un claro “liderazgo en la conclusión de su proceso descolonizador, como le exigen la Comunidad internacional, las resoluciones de Naciones Unidas, y el Derecho, además de la población española”.

El pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de España ha señalado, el pasado 4 de junio de 2020, en una polémica sentencia que el Sahara Occidental no se puede considerar territorio español.   

La sentencia del Tribunal Supremo no ha tardado en recibir un aluvión críticas y reproches por parte de juristas, políticos, académicos y periodistas, que la han descrito como una "chapuza" o   “una sinrazón  histórica  y una vergüenza  política”.

“La sentencia que niega la nacionalidad a una mujer saharaui es un disparate. Viví en el Sáhara hasta la Marcha Verde y soy testigo de que los saharauis eran tan españoles como yo”, señalaba el periodista y autor de 'La historia prohibida del Sáhara ', Tomás Bárbulo en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el diario Cuarto Poder recordaba que “mientras tanto el pueblo saharaui sigue esperando el fin de un proceso de descolonización que nunca llega, con su población dividida entre los territorios ocupados y los campos de refugiados de Argelia”.

Es de señalar el Auto de la Audiencia Nacional – Sala de lo Penal. Auto Nº40 / 2014 (1), presidida por el actual Ministro del Interior de España, Fernando Grande Marlaska Gómez, en el que se reafirma que “en definitiva España de iure, aunque no de facto, sigue siendo la Potencia Administradora, y como tal, hasta que finalice el periodo de la descolonización, tiene las obligaciones recogidas en los artículos 73 y 74 de la Carta de Naciones Unidas”.

090/304