212 ONG denuncian sistemáticas violaciones de la libertad de opinión y de expresión, y graves infracciones del Derecho Humanitario Internacional en las ZZ.OO del Sáhara Occidental

 Ginebra, 03/05/2020 (SPS). - En el marco de las múltiples actividades conmemorativas por el Día Internacional de la Libertad de Prensa, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993, el Grupo de Apoyo de Ginebra para la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental (GAGPPDHSO), ha denunciado las persistentes y sistemáticas violaciones de la libertad de opinión y de expresión, y las graves infracciones del Derecho Internacional Humanitario (DIH), por parte del Reino de Marruecos, en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental.

El largo proceso que la comunidad internacional ha seguido sobre este tema, que se inició con la adopción de la Declaración de Windhoek, en 1991, en Namibia, ha conducido a múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad, la Asamblea General y la Comisión de Derechos Humanos (hoy Consejo de Derechos Humanos) de las Naciones Unidas.

 Entre ellas, la resolución 1738 (2006), en la que el Consejo de Seguridad expresa su profunda preocupación por la frecuencia con que se cometen actos de violencia en muchas partes del mundo contra periodistas; insta a los Estados y a todas las demás partes en los conflictos armados a que haga todo lo posible por impedir se cometan violaciones del derecho internacional humanitario contra civiles, incluidos los periodistas; y, exhorta a todas las partes involucradas en situaciones de conflicto armado a que respeten la independencia profesional y los derechos de los periodistas.

 Por su parte, en la resolución 69/185 (2014), la Asamblea General de las Naciones Unidas "condena inequívocamente todos los ataques y la violencia contra periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, como los actos de tortura, las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas, los arrestos arbitrarios y las detenciones arbitrarias, así como la intimidación y el acoso, tanto en las situaciones de conflicto como en otras situaciones".

En este contexto, el GAGPPDHSO -coordinado por la Comisión Nacional Saharaui de Derechos Humanos (CONASADH) y la Asociación Americana de Juristas (AAJ), que agrupa a alrededor de 200 organizaciones no gubernamentales de todo el mundo-, denuncia el hostigamiento y las detenciones arbitrarias de periodistas saharauis en el Sáhara Occidental ocupado, así como la expulsión sistemática de periodistas extranjeros que desean investigar en este Territorio No Autónomo, como lo denomina el Comité Especial de Descolonización o C-24 de Naciones Unidas, creado en 1961 con arreglo a la resolución 1654 (XVI) de la Asamblea General.

Por ello, el GAGPPDHSO hace un llamamiento a las siguientes instancias internacionales:

 1.- Al Consejo de Seguridad de la ONU, a incluir un capítulo de derechos humanos en el mandato de la MINURSO;

2.- Al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a crear un mandato de Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en el Territorio No Autónomo ocupado del Sahara Occidental; y,

3.- A los Relatores Especiales sobre la libertad de opinión y de expresión, sobre la libertad de asociación, sobre los defensores de los derechos humanos, sobre el derecho a la intimidad, sobre la violencia contra la mujer, sobre la tortura, así como el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas y el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, para que presten especial atención, dentro de sus respectivos mandatos, a las violaciones de los derechos humanos cometidas por el Reino de Marruecos, como Potencia ocupante, contra los periodistas en el Sáhara Occidental.

 Estas circunstancias, además, son propicias para recordar que el año pasado, Reporteros Sin Fronteras (RSF España), publicó el informe titulado “Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo” en el que sostiene que este Territorio No Autónomo se ha convertido en un “agujero negro” de información y un peligro para los periodistas.

Este informe, elaborado por la corresponsal de RSF en España, Edith R. Cachera, señalaba la responsabilidad sobre todo de un sector de la prensa española y francesa en el silencio en torno a la realidad en el Sáhara Occidental ocupado, pero también a una razón fundamental de este silencio: la represión permanente y sistemática a los periodistas y comunicadores sociales saharauis independientes, por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes.

Entre ellos, anotaba el reporte de RSF, Bachir Khadda, de Equipe Média, condenado a 20 años; Hassan Dah, de RASD TV, quien cumple una sentencia de 25 años; Abdelahi Lakhfawni, también de Equipe Média, condenado a cadena perpetua, y Mohamed Lamin Haddi, colaborador de la radio del Frente POLISARIO, sentenciado a 25 años.

En aquella ocasión, RSF pedía a Marruecos que respete los derechos fundamentales en el Sáhara Occidental, entre ellos la libertad de expresión e información, que garantizan no sólo el derecho de los periodistas saharauis a ejercer un periodismo libre, sino el derecho de los ciudadanos saharauis a recibir una información plural y veraz.

 Instaba, además, a la Unión Europea, especialmente a los Gobiernos de España y Francia, a que rompan su habitual silencio cómplice con Marruecos y condenen la represión de los periodistas saharauis.

 Durante este año, Marruecos se ubica en el puesto 133 de los 180 países y territorios que analiza la Clasificación Mundial de la Libertad de prensa de RSF. -

500/302