Un joven saharaui se quema a lo bonzo en Guerguerat en protesta por malos tratos

 Guerguerat (sur de Sahara Occidental), 03 de febrero 2019(SPS)-. Un joven saharaui  resultó herido muy grave tras quemarse a lo bonzo frente al  Servicio de Aduanas de Marruecos en Guerguerat, en el sur de Sahara Occidental, en protesta por los  malos tratos que ha sufrido a manos de los oficiales marroquíes y por la política discriminatoria de Marruecos  contra los saharauis.

Se trata del joven saharaui Ahmed Salem Uld Ahmed Uld Lemgheimid  a quien los servicios aduaneros marroquíes le  confiscaron la mercancía que llevaba (unos 10 kg de té) en la región saharaui de Guerguerat.

El 27 de enero de 2019, Ahmed Salem organizó  una sentada para protestar por los malos tratos a que fue sometido por parte de los servicios policiales de la ocupación marroquí.

Las fuerzas  marroquíes lo obligaron  por la fuerza y ​​lo amenazaron con castigo severo si volvía a su protesta.

Fuentes oficiales reportan que el  joven por desesperación, por tantas humillaciones  y desprecios se quemó a lo bonzo  frente a las fuerzas marroquíes.

Debido a sus graves lesiones fue trasladado al hospital donde su condición sigue siendo muy crítica  y ahora su vida corre un  gran peligro.

El Frente POLISARIO a través de su Representante ante  las Naciones Unidas, Dr. Sidi M. Omar en una misiva a Jean-Pierre Lacroix ,secretario general adjunto para las operaciones de mantenimiento de la paz) y al representante especial del Secretario general de la ONU para el Sáhara occidental Stuwart Colin, “condenó  los malos tratos al joven saharaui y la actuación de las fuerzas de ocupación marroquí  y su  política represiva ,subrayando  que la frecuente presencia de Marruecos en las actividades "comerciales" en la zona del  Gargaràt  no solo plantea cuestiones fundamentales relacionadas con el alto el fuego y los acuerdos relacionados, como lo destaca el Consejo de Seguridad en la resolución 2414 (2018), sino que pone en riesgo la vida de muchos saharauis como lo demuestra el caso de este joven.

Marruecos en su política de persecución no diferencia entre activistas, periodistas, parlamentarios, observadores internacionales. Su política represiva  alcanza hasta indefensos ciudadanos  y pequeños comerciantes. El mundo no se ha dado cuenta  aún que las mujeres, niños saharauis son reprimidos y las riquezas naturales del pueblo saharauis son continuamente saqueadas  ya sea  explícitamente y  declaradamente por Marruecos o  a través de acuerdos fantasmas con terceros y con una UE que siempre amnésica a su código comunitario y a la legalidad internacional  y que sigue pretendiendo legalizar y  perpetuar  una ocupación también ilegal.

Los más de 100 ciudadanos extranjeros entre  activistas de ONGs, abogados, periodistas, concejales, diputados  o miembros de Amnistía Internacional (AI), que viajan  a las Zonas Ocupadas para constatar la situación de los derechos humanos, ilustra hasta dónde quiere llegar Marruecos en su política de aniquilación del pueblo saharaui y en su intento de acallar cualquier voz que pueda dilatarle o reivindicar la autodeterminación del pueblo saharaui. SPS/099/090/TRAD