CEAS-Sahara envía una carta al Presidente del Gobierno de España donde le recuerda la deuda histórica con el pueblo saharaui

Madrid, 14/06/2018 (SPS) - El Presidente de la Coordinadora Estatal de solidaridad con el Sáhara (CEAS-Sahara), Pepe Taboada ha enviado una carta al Presidente del Gobierno de España, Sr Don Pedro Sánchez donde le recuerda "la deuda histórica con el pueblo saharaui, que desde hace mas de 40 años lucha pacíficamente por su independencia al no haber procedido España en su día a la descolonización del Sáhara Occidental, tal y como estableció la ONU"

El Presidente de CEAS-Sahara, le recuerda a Don Pedro Sánchez  que esa deuda "es la asignatura pendiente de la democracia española, dado que nuestro país, como potencia administradora de derecho, sigue siendo responsable político, legal y moral de la tragedia que viven nuestros hermanos saharauis."

Texto de la carta

Sr Don Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno

Desde la Coordinadora Estatal de Solidaridad con el SaharaCEAS-Sahara, la damos la enhorabuena por su elección como Presidente del Gobierno de España, Gobierno y Partido del que forman parte personas amigas y conocidas del Pueblo saharaui, que estamos convencidos seguirán apoyando su justa lucha para dignidad de nuestro país.

Como sabe, la ciudadanía española tiene una deuda histórica con el pueblo saharaui, que desde hace mas de 40 años lucha pacíficamente por su independencia al no haber procedido España en su día a la descolonización del Sáhara Occidental, tal y como estableció la ONU. Es la asignatura pendiente de la democracia española, dado que nuestro país, como potencia administradora de derecho, sigue siendo responsable político, legal y moral de la tragedia que viven nuestros hermanos saharauis.

Ni el pueblo saharaui, ni su único y legítimo representante, el Frente Polisario, pueden esperar ya más. Después de décadas de informes y resoluciones de la ONU que reconocen su derecho a la autodeterminación, de participar la República Saharaui como un Estado más en la Unión Africana y de nueve años de estancamiento de las negociaciones directas entre las partes promovidas por el Consejo de Seguridad de NNUU, ha sido imposible organizar el acordado referéndum, a través del cual el Pueblo Saharaui debe decidir libre y democráticamente lo que quieren ser. Es derecho inalienable de un pueblo a su territorio, al uso y disfrute de sus recursos naturales y a  la consolidación de su nación, libre, soberana e independiente.

Como Usted conoce, el pasado 29 de marzo, el Secretario General de las Naciones Unidas publicó su informe sobre la situación relativa al Sahara Occidental (S/2018/277).

Entre sus observaciones y recomendaciones, el Secretario General recuerda, con acierto, que “el conflicto del Sáhara Occidental ha durado demasiado y debe terminar por el bien y la dignidad de la población del Sáhara Occidental, incluidos los que han estado desplazados durante más de cuatro decenios, así como por la estabilidad de toda la región, que se enfrenta a múltiples problemas políticos, económicos y de seguridad” y que “las partes, los países vecinos y otros interlocutores pertinentes deben adoptar nuevas medidas para reflejar en sus posiciones el nuevo espíritu y la nueva dinámica que ha pedido el Consejo de Seguridad”, en relación a la “celebración de negociaciones directas entre las partes, sin condiciones previas y de buena fe”.

En el contexto de este importante Informe quiero recordar la firme y honesta voluntad del Secretario General y de su Enviado Personal para el Sáhara Occidentalpara reactivar el proceso político con un nuevo espíritu y una nueva dinámica y, en última instancia, alcanzar una solución justa, duradera y mutuamente aceptable al conflicto del Sáhara Occidental que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas”.

Presidente, el Estado español no puede seguir impasible ante lo que sucede en el Sahara Occidental, a tan solo 90 millas de las Islas Canarias. Debe aportar todo tipo de iniciativas para contribuir a buscar una solución justa y definitiva que concluya con el terrible sufrimiento de este pueblo, que se encuentra una parte en campamentos de población refugiada y otra en el Sahara ocupado por Marruecos, divididos por el muro de la vergüenza. Como Usted conoce, son innumerables las denuncias sobre las violaciones de los derechos humanos que padece el Pueblo Saharaui.

La presencia de España en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra (principal órgano de NNUU en materia de derechos humanos) durante el periodo 2018-2020, es una oportunidad para que nuestro país mantenga una posición firme y activa en defensa de la legalidad internacional y de los derechos humanos del pueblo saharaui.

En esta nueva y esperanzadora etapa que se abre con su Gobierno pedimos que aborde con firmeza, determinación y valentía la búsqueda de una solución a través del diálogo y la negociación entre las partes y que se reconozca el derecho del pueblo saharaui a vivir libremente en su tierra. Es una aspiración legítima compartida por amplios sectores de la sociedad española,  que sienten como propia la difícil y extrema situación que vive este pueblo, al que cada día da su apoyo y solidaridad.

En definitiva, confiamos en que el Gobierno socialista, cuyo partido fue  en su día defensor de la causa saharaui, no olvide a este pueblo hermano, que fue español y que padece tantos años de exilio y ocupación por la traición y mala gestión de nuestro país al final de la dictadura y que la España democrática tiene la obligación histórica de reparar.

No le quepa la menor duda Sr. Presidente de que miles de personas socias y colaboradoras de las más de 200 Asociaciones de amistad y solidaridad con el Sahara esperamos que el Ejecutivo defienda los Derechos Humanos y que sea un principio fundamental de la política exterior y de cooperación española.

Por todo ello, en el marco siempre del derecho inalienable, permanente e incondicional del Pueblo Saharaui a la libre determinación, y su derecho a la soberanía permanente sobre sus riquezas y recursos naturales, le solicitamos, con el mismo respeto que firmeza, un papel activo de su Gobierno ante esta nueva situación, y ante la expresa petición del Secretario General a las partes “para adoptar nuevas medidas”, también a España, que siendo además miembro, en la actualidad, del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, no puede seguir siendo parte del problema, y debe ser parte de la solución, atendiendo a su papel de Potencia Administradora del territorio, y atendiendo también a su responsabilidad histórica y moral, y al compromiso firme de la sociedad civil española.

Un saludo

Pepe Taboada

Presidente de CEAS-Sahara, Coordinadora Estatal de solidaridad con el Sáhara. (SPS)

090/500