La WSC pide al CS de la ONU tomar medidas constructivas para resolver el conflicto del Sahara Occidental

Londres, 17/07/16 (SPS) -. La ONG  Campaña Sahara Occidental  o Western Sahara Campaign (WSC, por sus siglas en inglés) envió una carta abierta al Representante Permanente del Japón  y  Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el embajador Koro Bessho para apelar al Consejo de Seguridad ONU a adoptar un enfoque más proactivo y urgente de encontrar una solución al conflicto del Sahara occidental en su próxima sesión del  26 de julio de 2016 .

A continuación reproducimos de forma íntegra el texto de la carta:

Excelentísimo Señor Embajador D. Koro Bessho

Representante Permanente de Japón ante las Naciones Unidas

Presidente del Consejo de Seguridad                                                                                                                                                      

Excelentísimo señor,

En nombre de las organizaciones de la sociedad civil saharaui –tanto en los campos de refugiados como en los territorios ocupados- como de los grupos de activistas y ONGs internacionales, nos dirigimos a Vd. en su calidad de Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, para manifestar oficialmente nuestro convencimiento de que el statu quo en el Sahara Occidental es inaceptable.

Exhortamos al Consejo de Seguridad a que cumpla con las expectativas que su mandato requiere y actúe para poner en marcha el proceso político de Naciones Unidas para una solución aceptable que permita a los saharauis ejercer su derecho a la autodeterminación, como establecen la Carta de las Naciones Unidas y numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de las NU. Durante más de cuarenta años, el pueblo del Sahara Occidental vive dividido entre el desierto implacable de los campos de refugiados y la brutal ocupación marroquí donde carecen de derechos y oportunidades básicos. Varias generaciones vienen soportando esta existencia desgarrada, creciendo y envejeciendo en un limbo perpetuado por la apatía general.

Demasiadas veces la diplomacia ha considerado el conflicto del Sahara Occidental como un problema para ser tratado, no para ser resuelto. El tiempo pasa inexorablemente para los saharauis mientras que las palabras huecas de los diplomáticos resuenan en los salones de las NU. La última crisis ocurrida en las NU, cuando Marruecos expulsó a personal de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental), es una cortina de humo para distraer el foco de atención de una discusión seria que abocara en una solución definitiva al conflicto.

El compromiso para la celebración de un referéndum de autodeterminación, manifestado claramente por las Naciones Unidas y para el que se tomaron medidas hace 25 años tras el acuerdo entre las NU, el Frente Polisario y Marruecos tiene que ser llevado a la práctica. La misión de paz de la MINURSO, organismo que se creó para organizar el referéndum, tiene que ser restablecida a pleno rendimiento frente a su penosa situación actual. Pero ello no es un fin en sí mismo –los miembros del Consejo de Seguridad se engañarían si pensaran que eso es avanzar. Es significativo el permanente fracaso diplomático sobre el Sahara Occidental, que considera un éxito la superación de crisis prediseñadas, mientras que la dinámica fundamental del conflicto sigue intacta.

La única manera de avanzar es la negociación directa entre el Frente Polisario -el legítimo e internacionalmente reconocido representante del pueblo saharaui- y Marruecos. Se ha consentido que el punto muerto en que nos encontramos dure demasiado. El Consejo de Seguridad de las NU controla el proceso y tiene la responsabilidad de asegurarse que sea constructivo y viable.

En consecuencia, apelamos a que, en su reunión del 26 de julio de 2016, el Consejo adopte un enfoque mucho más urgente y proactivo en la búsqueda de una solución al conflicto del Sahara Occidental, que incluya medidas para:

 

•                                              Asegurarse de que la MINURSO retome plena funcionalidad y se le permita proseguir con el trabajo que le corresponde según principios y prácticas de mantenimiento de la paz, establecidos desde hace tiempo por las NU. Esto incluye el establecimiento de un mecanismo de control de los derechos humanos

 

•                                              Diseñar un proceso de conversaciones sin condiciones previas, intensivo, de alto nivel y de una duración determinada, entre el Frente POLISARIO y Marruecos, para asegurar una solución puntual al conflicto.

Los principios básicos que están en juego son simples y fundamentales. El derecho a la autodeterminación está consagrado en la Carta de las Naciones Unidas, y es la razón de la creación de la MINURSO. Nosotros, los abajo firmantes, le pedimos que actúe urgentemente para apoyar el derecho del pueblo del Sahara Occidental a elegir su propio futuro político. Esto requerirá determinación y coraje políticos de los miembros del Consejo de Seguridad, nada comparable con las promesas hechas al pueblo Saharaui, y que este merece ver cumplidas.

Le agradeceremos que comparta copia de esta carta con todos los miembros del Consejo de Seguridad.

Rogamos a Su Excelencia que acepte la expresión de nuestra más alta consideración.

SPS090/099