45º aniversario de la RASD: sería difícil conseguir un alto el fuego sin garantizar un referéndum de autodeterminación

Auserd (campamentos de refugiados saharauis), 01 de marzo de 2021 (SPS)- Un alto el fuego sería difícil de lograr sin el lanzamiento de negociaciones directas y serias con el ocupante marroquí, para la organización de un referéndum de autodeterminación, dijo el jefe del primer gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Lamin Ahmed, haciendo hincapié en que Francia es la que apoya el régimen de Makhzen en su desprecio por el derecho internacional.

En una declaración a la APS en Auserd (campamentos de refugiados saharauis), al margen de la celebración del 45º aniversario de la proclamación de la RASD, Mohamed Lamine Ahmed afirmó que "29 años después de un alto el fuego sin resultados concluyentes, sería difícil volver a aplicarlo, tras su violación por parte de Marruecos, sin nuevas garantías serias, en primer lugar por parte de Marruecos, y en segundo lugar de la comunidad internacional".

"Desafío al Estado de ocupación marroquí a que publique la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 1975 en cualquier periódico ante la opinión pública internacional", agregó, subrayando la necesidad de que la organización de la ONU aplique las decisiones internacionales y la opinión consultiva de la CIJ sobre la cuestión del Sáhara Occidental.

Para el miembro de la secretariado del Frente Polisario, "la guerra y el ruido de las armas disuadirán a Marruecos y le llevarán a entablar nuevas negociaciones", haciendo un llamamiento a la comunidad internacional y a las Naciones Unidas para que apliquen la legalidad internacional y se opongan a las violaciones de los derechos humanos por parte de Marruecos en el Sáhara Occidental.

Hablando de la política represiva del régimen del majzén, el líder saharaui recordó que el rey de Marruecos, Hassan II, amenazó en 1977 a todo marroquí que no reconociera la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y la política de desaparición forzada que legó a su hijo Mohamed VI, que dictó sus instrucciones a los tribunales marroquíes.

"Francia apoya el desprecio del régimen marroquí a las reglas y leyes internacionales", dijo, acusando a París de ser responsable de las graves violaciones de los derechos humanos cometidas contra el pueblo saharaui. (SPS)

090/102/700/TRAD