La República Saharaui celebra su 45 Aniversario en pleno retorno de la guerra con Marruecos (REDACCIÓN)

Chahid El Hafed (Campamentos de la Dignidad) ,26 de febrero de 2021(SPS)-. La República Saharaui conmemora su 45 Aniversario de su proclamación en plena ruptura del Alto el Fuego y el retorno a la guerra con Marruecos. Una guerra que será extendida a todo el territorio saharaui y al interior de Marruecos.

Tras los continuos bombardeos, las  fuerzas saharauis en  una nueva fase de la guerra, han pasado de un  hostigamiento con artillería a operaciones de ataque directo, barrido e irrupción en las posiciones enemigas.

El ELPS  ha contabilizado  más de  107 días de guerra, 857 incursiones militares, bombardeos, incluida la operación al interior de Marruecos, llevada a cabo en la región del Uarakziz en la que fueron abatidos cuatro soldados marroquíes y capturado material bélico.

Así empezó la guerra cuando en un 13 de noviembre de 2020, Marruecos atacó a civiles saharauis en la región del Guerguerat rompiendo el acuerdo del  Alto el Fuego entre las partes acordado en 1991 y dando al traste con el proceso de paz y con todos los esfuerzos de la ONU y la UA en la búsqueda de una solución al contencioso.

En estas circunstancias excepcionales se conmemora este aniversario 45 de la RASD.

Desde su creación, la República Saharaui ha sobrevivido al tiempo exiliar y a las continuas y despiadadas maniobras imperialistas.

Ha sobrevivido a la amnésica política española y sus sucesivos gobiernos que durante más de cuatro décadas no se han molestado en tomar cartas en el asunto.  Son  45 años esperando que la España de 99 guerras, pueda contribuir y participar en la solución del contencioso. Décadas de espera que España de la democracia,  asuma su responsabilidad como potencia de Iure.

El pueblo saharaui tras este largo tiempo de decepción, no espera nada de una nación que antepone sus indecorosos intereses a su decoro, los derechos humanos y la legalidad internacional.

España tras más de cuatro décadas, continúa favoreciendo la tesis de Marruecos y la perpetua ocupación marroquí al territorio de la República Saharaui.

La RASD ha  superado con valentía las maniobras de Marruecos apoyado por Francia, sus aliados y los que últimamente han vendido su dignidad y pudor diplomático a cambio de míseros favores y ha frustrado los planes de  muchos que querían quebrantar la legalidad internacional.

Se ha mantenido inhiesta en la Unión Africana como miembro fundador de la organización continental, participando en Cumbres del continente y en otras cumbres de asociación con otros organismos y organizaciones internacionales. Durante todo este tiempo, la República Saharaui ha defendiendo su presencia de las maniobras de la ocupación marroquí.

En lo que va de año, la República Saharaui participó en dos reuniones, la primera sobre Defensa, Paz y Seguridad  y la reunión de ministros de defensa de la Unión Africana, que se dedicó a estudiar el estado de paz y seguridad en el continente.

Participó en  la ceremonia de lanzamiento del Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA), celebrada por  vía telemática por  las nuevas circunstancias por la pandemia de la COVID-19. En la   XXXIII Cumbre de la UA de Jefes de Estado y Gobierno celebrada  entre el 9 y el 10 de febrero de 2020  que tuvo como lema principal «Silenciar las armas: crear condiciones propicias para el desarrollo de África»

En esta Cumbre continental se ratificó el apoyo de la UA a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y la necesidad de trabajar en conjunto con la ONU para lograr la autodeterminación del pueblo saharaui.

La  RASD participó en la  XXXIV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UA celebrada  bajo el lema: “Arte, Cultura y Patrimonio” los días 6 al 7 de febrero de  2021 en la capital etíope, Addis Abeba.

Tanto la XXXII Cumbre como la XXXIII Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana han  consolidado  la posición de la  República Árabe Saharaui Democrática (RASD) a nivel continental e internacional.

Recientemente, el rechazo del Consejo Ejecutivo de la Unión Africana a dos proyectos relacionados con fibras ópticas y la red eléctrica que la potencia ocupante marroquí quería pasar desde las Zonas Ocupadas de la RASD hacia África Occidental, supuso un duro golpe para Marruecos y puso fin a sus pretensiones sobre el tema de la soberanía sobre el Sahara Occidental.

Con el cierre por parte de Burundi de su supuesto "consulado" en la ciudad ocupada de El-Aaiún, Marruecos fracasa en su política de engaños y sus pretensiones para hacer creer al mundo, su supuesta soberanía sobre el Sahara Occidental con la apertura de consulados fantasmas en las Zonas Ocupadas.

Si las primeras décadas fueron para instituir la República saharaui, buscar su reconocimiento internacional, impulsar su presencia y participación en eventos africanos e internacionales  y trabajar para alcanzar su membresía en la organización continental, las últimas décadas, fueron para consolidar el Estado saharaui y sus instituciones.

Reconocida  por más de 80 países en todo el mundo, además de otros  países que mantienen relaciones políticas con la misma  a través de su reconocimiento al Frente POLISARIO.

La inmensa mayoría de las formaciones políticas, especialmente europeas, organizaciones sindicales, profesionales y humanitarias de carácter nacional, regional o internacional apoyan a la RASD y mantienen con su Gobierno relaciones de amistad, cooperación y solidaridad que se expresan a través de multitud de iniciativas (declaraciones políticas, intercambios de visitas, reuniones y conferencias. ..) y, en especial, la creación de comités de apoyo a la RASD en numerosos países (México, Venezuela, Costa Rica, Brasil, Francia, España, Bélgica, Suiza, Portugal, Holanda, R.F. de Alemania, Italia. ..) que no cesan de organizar actos de apoyo a la lucha del pueblo saharaui.

 

Los éxitos diplomáticos y las victorias logradas  durante más de cuatro décadas, empezando por la unidad nacional, madre de todas las victorias, la consolidación de las instituciones saharauis  y la consagración  de nuestro Estado como miembro con  pleno derecho dentro de la UA, fueron alcanzados  gracias a los sacrificios de  nuestro pueblo  y nuestra dirección política.

 

Al respecto dice el SG del POLISARIO: “Todos los logros alcanzados hasta el momento por la cuestión nacional se deben a la unidad y  firmeza del pueblo saharaui"

Innumerable sentencias, resoluciones tanto de la ONU como de  la propia UE, han demostrado de manera contundente que la presencia marroquí en el Sahara occidental es ilegal y que no tuvo ni puede tener efectos jurídicos o políticos que mermen el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia.

La  participación de la RASD en otros eventos internacionales y regionales avala el gran progreso alcanzado: su presencia en la Conferencia Internacional sobre Seguridad Alimentaria, celebrada en Addis Abeba y organizada por la UA, la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), además de su participación en las Cumbres  de Abidjan, Malabo, Maputo, Tokio y Bruselas, son todos "signos que demuestran que la marcha  de la RASD para imponer su plena soberanía y su lugar entre las naciones es irreversible "

En años pasados en apoyo a nuestra  justa causa, se han creado grupo parlamentarios de solidaridad con el pueblo saharaui en diferentes países y regiones.

En los últimos años se ha trabajado por una presencia  más firme, sostenida y visible del Estado Saharaui en los Territorios Liberados, más presencia en escenarios internacionales, engrosar la participación saharaui en Reuniones de Alto Nivel, cumbres del continente, cumbres de asociación ,congresos internacionales ,fórum internacionales  e impulsar el trabajo diplomático hacia cuatro focos fundamentales:

1-Hacer más visible la presencia de la República Saharaui en   la Unión Africana (UA) sobre todo, lo concerniente  a cumbres de asociación con organismos y organizaciones internacionales.

2- Derribar el cerco informativo impuesto por la ocupación al territorio y la batalla por la liberación de todos los presos políticos saharauis que languidecen en las cárceles marroquíes.

3- Visibilizar la situación de los derechos humanos en las Zonas Ocupadas del Sahara Occidental y la frágil situación humanitaria en los Campamentos de la Dignidad.

4- La batalla por el cese del saqueo de los recursos naturales saharauis.

Han transcurrido más de cuatro décadas de lucha y resistencia  de un pueblo en el exilio, que cada año da al mundo lecciones de dignidad. Un pueblo con gran moral, con una fuerza increíble que emana de su convicción por la justeza de su causa y su fe en la victoria.

45 años creciendo en el desierto con un sistema educativo que ha sido capaz de contribuir a la escolarización total de la población de 3 a 16 años, (la falta de una escolarización masiva supone un  gran problema para algunos países tercermundistas con soberanía).

 

Hoy contamos con jardines de la infancia, escuelas primarias, secundarias, institución de formación profesional y universidad.

En materia de salud pública, el Estado Saharaui ha construido dispensarios, hospitales  y un gran complejo de salud para ofrecer servicios médicos a la población refugiada.

Se han formado  galenos, enfermaras y personal de salud  capaz de cubrir los servicios necesarios  para dar respuesta a las necesidades siempre crecientes en este sector.

Gracias a la prevención y control del Mecanismo de Seguimiento y Control  de la pandemia del COVID-19 y el cumplimiento de las medidas preventivas, la situación epidemiológica es estable en los Campamentos de la Dignidad y en los Territorios Liberados de la Repùblica Saharaui.

Somos un pueblo mucho más culto que hace cuatro décadas. Quizá el gran proyecto de la RASD en estos años  sea el haber invertido en su juventud: la juventud saharaui es mucho más preparada y formada que muchas juventudes de países con soberanía.

La emancipación de la mujer es otro logro alcanzado. El balance de la participación de las mujeres saharauis en la vida política es  loable.

En el  gabinete se encuentran tres  ministras. Dos de cada cinco gobernadores son mujeres. De los 29 alcaldes que administran las dairas saharauis, 11 son alcaldesas.

Las mujeres ocupan el 88 por ciento  de los puestos profesionales y administrativos  del sector de la educación y un 68% en el sector de la salud. Tienen una fuerte presencia en otros sectores como  la administración, policía, justicia, información y Exteriores.

Ahora somos mucho más fuertes que hace 20 años, 45 años luchando por la soberanía, por el fortalecimiento de los propósitos de paz y hermandad en el continente, esta labor no pueden ser un espejismo.

En discursos  pasados con motivo de la Proclamación  de la RASD,  el presidente Brahim  Gali afirma que el  Estado Saharaui es una realidad  nacional, regional e internacional  irreversible, un factor de equilibrio y estabilidad en la región, y que  sin el respeto de la  voluntad  y el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia, la misma no podrá  disfrutar de una paz, desarrollo y estabilidad reales y duraderos”

 

En palabras del catedrático Carlos Ruiz Miguel, Analista del GEES en el área de Magreb y en temas de Derecho Constitucional,” la República Árabe Saharaui Democrática existe. No es un Estado 'ficticio', ni 'fantasmagórico', ni 'virtual', ni un 'espejismo' del desierto, sino un Estado con todas las de la ley”.

Esa es la RASD, producto y  fruto de una resistencia  de 45 años de un pueblo que lo único que ansia, es poder disfrutar de su derecho inalienable a la libertad y a vivir dignamente  en paz, en un Estado libre y soberano.  SPS/090/099 REDACCIÓN