El Gobierno saharaui: "Marruecos no tiene ninguna soberanía sobre el Sáhara Occidental y el pueblo saharaui continuará su lucha por la independencia (Comunicado del Ministerio de Información)

Bir Lehlu, 07 de noviembre de 2019 (SPS)_ El rey de Marruecos pronunció ayer, como es costumbre, un discurso con ocasión del aniversario de la invasión militar del Sáhara Occidental en 1975, fecha de su agresión contra el pueblo saharaui.

El Palacio Alauí aprovechó esta funesta ocasión para hacer pasar sus falacias que estaban dirigidas, principalmente, a la opinión interna marroquí para desviar su atención de sus terribles condiciones económicas y sociales, condiciones que han hecho que Marruecos ocupe los últimos puestos en los índices de desarrollo humano y han obligado al propio rey y a las instituciones gubernamentales a admitir el fracaso del Modelo Marroquí de Desarrollo, dando al traste con la propaganda de lo que se conoce como “la excepción marroquí “ que se ha evaporado como una novela de ficción dirigida a un público amnésico.
El rey de Marruecos ignoró mencionar, a los marroquíes, que ningún país del mundo reconoce la supuesta soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental, ni tampoco que la ONU ha reiterado, hace tan solo tres semanas y con la unanimidad de su 193 miembros, su apego al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a la propia naturaleza del problema saharaui en tanto que una cuestión de descolonización.

El intento del Rey de Marruecos de manipular cifras y falsificar hechos, una característica de la diplomacia de Marruecos, para ocultar su tentativa de negar la existencia de la RASD como una realidad palpable; ha fracasado rotundamente y ha obligado a Marruecos a sentarse junto a la República Saharaui en conferencias y foros continentales e internacionales.
Los intentos de ganar tiempo por parte de Marruecos y su presunción de que la creación de grupos de presión y la compra de conciencias le darían ventajas en su guerra de agresión contra el pueblo saharaui; no son más que una visión basada en cálculos falsos y conjeturas de mentes aventureras e imprudentes.

EL hecho de apostar desde 1975 por partidos y círculos conocidos, liderados por Francia, para intentar legitimar la ocupación, han puesto a Marruecos en un atolladero que lo llevará, si continúa en su intransigencia y se niega a cumplir con la legalidad internacional, a un camino sumamente peligroso.
La política de huida hacia adelante adoptada por Mohammed VI, y sus constantes tentativas de eludir los compromisos firmados por Marruecos con el Frente Polisario confirman la ineptitud e irresponsabilidad que ha definido la política marroquí desde 1999.

El Rey de Marruecos debió haber propuesto su “proyecto de autonomía” para las regiones del Rif y otras zonas marroquíes en vez del Sáhara Occidental, que no ha sido, ni es, ni será nunca parte de Marruecos, y nunca será reconocido como tal ni por las Naciones Unidas, ni la Unión Africana, ni la Corte Internacional de Justicia, ni el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, ni ningún otro organismo e institución regional, continental o mundial.
El pueblo saharaui, que se apresta a celebrar el XV Congreso del Frente POLISARIO, en un ambiente de plena disposición para continuar su marcha liberadora para alcanzar sus objetivos nacionales; anuncia al Rey de Marruecos que la paz sólo será posible si está basada en el respeto por Marruecos de sus reconocidas fronteras internacionales. El pueblo saharaui no se conformará con menos que la soberanía total sobre la tierra de sus antepasados, sin importarle el tiempo que tenga que esperar y las consecuencias que tendrá.
El pueblo saharaui, liderado por el Frente Polisario, exige al al Rey de Marruecos que libre a su país de la aventura de la guerra porque es lo más beneficioso para el pueblo marroquí y lo más seguro para su régimen. Esta es la única vía de emprender el camino de la razón para lograr una paz justa y definitiva.

Bir Lehlu 7 de noviembre de 2019
090/500 trd