Delegada del Polisario insta a los países europeos a tomar medidas ante la expulsión de observadores de las zonas ocupadas del Sahara Occidental

Madrid (España), 20 de agosto de 2019, (SPS)- La represente del Frente Polisario en España, Jira Bulahi Bad, ha expresado su “más enérgica condena a las políticas del régimen marroquí y el bloqueo impuesto a las zonas ocupadas del Sahara Occidental. Impidiendo el acceso al territorio de abogados periodistas y observadores internacionales”.

En un comunicado emitido tras la expulsión de la abogada española, Cristina Martínez Benítez de Lugo, Bulahi Bad ha advertido que “La expulsión de observadores internacionales, la falta de presión por parte de la comunidad internacional y la inexistencia de mecanismos de derechos humanos en la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental, MINURSO, están alentando a una potencia ocupante a emitir ilegales y severas condenas contra activistas pacíficos”.

“Ante la preocupante actitud de Marruecos y la impunidad con la que opera, desde la Delegación del Frente Polisario exigimos a los países de la Unión Europeos, principalmente España y Francia, velar por la libre circulación de sus ciudadanos y garantizar el acceso de observadores internacionales a las zonas ocupadas del Sahara Occidental”, añade jira Bulahi Bad.    

La diplomática saharaui le recuerda a España su deuda como “potencia administradora del territorio bajo ocupación militar marroquí” y reclama al Gobierno de Pedro Sánchez “asumir responsabilidades y exigir el respeto al reglamento internacional en el último territorio en vías de descolocación en África.    

La abogada española tenía previsto asistir como observadora internacional al ilegal juicio convocado por el ocupante marroquí contra 8 activistas saharauis detenidos tras la oleada de represión y campaña de detenciones contra ciudadanos saharauis por su participación en las manifestaciones pacíficas del pasado mes de julio. La intervención del ejército de ocupación se cobró la vida de la joven Sabah Azman, de 23 años de edad, y más de una decena de heridos y detenidos saharauis.

Marruecos ha consumado más de 33 expulsiones, convirtiendo la parte ocupada del Sahara Occidental en un territorio impenetrable para periodistas, abogados y observadores internacionales. “Tal situación deja en total desamparo a la población civil saharaui y sometida a políticas de venganza y represión a manos del ocupante marroquí”, denuncia la represente del Frente Polisario.  

090/304