El Observatorio Cántabro de Derechos Humanos en el Sáhara denuncia la retención de cinco abogados que iban a seguir el juicio contra una periodista (PRENSA)

El Observatorio Cántabro de Derechos Humanos en el Sáhara Occidental ha denunciado que este domingo las autoridades marroquíes, que ejercen el control de entrada en el aeropuerto de El Aaiun desde que Marruecos ocupara ilegalmente el Sáhara Occidental, han rechazado la entrada de cinco abogados.

Los letrados están acreditados por el Consejo General de la Abogacía Española, y con ellos iban dos observadores noruegos, que viajaron a El Aaiun para asistir como observadores internacionales al juicio que celebrará este lunes 20 de mayo en Juzgado Penal de El Aaiun, contra la periodista Nazha Khalidi.

En concreto, los abogados son: MARIA DOLORES TRAVIESO DARIAS, RUTH SEBASTIAN GARCIA, ambas abogadas canarias, LOURDES BARON, RAMON CAMPOS, abogados aragoneses, y SIDI MOHAMED TALEBUIA, abogado de Madrid.

Los cinco abogados españoles y los dos observadores noruegos permanecen retenidos en la zona de tránsito del aeropuerto de El Aiun a la espera de ser embarcados en un avión con destino al aeropuerto de Casablanca, donde pasarán la noche. Este lunes por la mañana serán embarcados en un avión con destino Gran Canaria.

Según denuncian, Marruecos viene vulnerando la legalidad internacional y los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental desde hace 44 años, pero, advierten, “últimamente se observa un intento de Marruecos de impedir la libertad de prensa y silenciar cualquier intento de que se conozcan las atrocidades que cometen contra la población saharaui y criminalizar cualquier conducta de los saharauis, incluida la de los periodistas, como es el caso de la informadora Nazha El Khalidi”.

Este lunes será juzgada de forma irregular en el Juzgado Penal de El Aaiún, ya que lo será según la legislación de Marruecos, país ocupante.

Se la acusa de grabar y compartir con su teléfono móvil una manifestación pacífica en las calles de El Aaiún, en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos, usurpando la profesión por no tener un título oficial de periodista. Se enfrenta a dos años de cárcel y una multa de 120 dirhams (11 euros) a 5000 dirhams (460 euros).

La informadora Nazha El Khalidi El Khalidi, que colabora con Equipe Media –compañeros suyos estuvieron recientemente en Cantabria– y RASD-TV, fue detenida el pasado 4 de diciembre mientras retransmitía la manifestación en directo a través de redes sociales.

El vídeo captura el momento en el que la policía persigue a la periodista, quien posteriormente fue golpeada y su teléfono confiscado.

El pasado 4 de marzo la policía se presentó en su casa para citarla en comisaría. La policía le interrogó sobre su activismo como periodistas-ciudadana y ella respondió que se limitaba a hacer su labor como periodista. Días después, fue notificada sobre las acusaciones y el juicio.

Equipe Media al que pertenece Nazha El Khalidi y la plataforma de Derechos Humanos Watching Western Sáhara denuncian que este juicio contra la periodista “forma parte de la estrategia de Marruecos de silenciar y criminalizar a ciudadanos periodistas que rompen con el bloqueo mediático”.

El Khalidi, de 27 años, es también corresponsal de RASD TV y cubrió a primeros de diciembre de 2018 una manifestación convocada a raíz de la reanudación de negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos en Ginebra para resolver el conflicto en el Sahara.

Según declaró la informadora, “la gente salió a la calle para manifestar su apoyo a la resolución del conflicto. Yo estaba grabando en la avenida Smara; no duré allí ni cuatro minutos cuando me detuvieron, me golpearon y me llevaron a la fuerza a un coche de policía. Estuve en comisaría horas, sufriendo malos tratos y bajo interrogación”.

En comisaría fue interrogada y maltratada durante cuatro horas sin que se le informara sobre los cargos. Ese mismo día fue puesta en libertad

Equipe Media, reciente ganador del Premio internacional Julio Anguita Parrado, hizo un llamamiento urgente: “Pedimos a las organizaciones defensoras de los derechos humanos y de la libertad de información que insten a Marruecos a que respete la libertad de prensa y de expresión en el Sáhara Occidental y deje de acosar a los periodistas saharauis. Pedimos que retiren los cargos contra Nazha y que liberen a los periodistas encarcelados por hacer su trabajo.”

Entre los solidarios con la periodista saharaui se encuentra el presidente de la sección española de Reporteros sin Fronteras (RSF), Alfonso Armada, quien ha alertado en las redes sociales sobre su situación ante el inminente juicio al que será sometida.

El Khalidi sabe lo arriesgado de su trabajo: “Intentamos visibilizar las violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental, y eso supone mucho riesgo para nuestra seguridad. Sufrimos detenciones, torturas. Nuestras familias son amenazadas, presionadas. El único delito que cometí fue grabar las cargas policiales contra saharauis, y eso me puede costar meses o años de cárcel. Pero lo tenemos que hacer para romper el bloqueo que impone Marruecos.”

El Khalidi también fue detenida el 21 de agosto de 2016 cuando cubría una manifestación de mujeres. La policía marroquí le confiscó la cámara. Pasó una noche en el cuartel de gendarmería donde sufrió golpes en brazos y piernas y numerosas vejaciones. Salió entonces también en libertad sin cargos.

Es una de las ocho mujeres que forman parte de Equipe Media y fue la segunda mujer en mostrar su rostro en pantalla en los territorios saharauis controlados por Marruecos.