“los recursos saharauis, que son un derecho del pueblo saharaui, no pueden ser controlados por otra parte extranjera” (Adala UK)

Fuente: http://es.adalauk.org – 12de diciembre 2018

El presidente de la Organización Británica Adala, Sr. Sidi Ahmed Alyadasi, en su reunión con miembros del Parlamento Europeo de diferentes grupos políticos el jueves pasado en Bélgica, afirmó que “los recursos saharauis, que son un derecho del pueblo saharaui, no pueden ser controlados por otra parte extranjera, ni por Marruecos ni por la Unión Europea, porque la tierra del Sáhara Occidental no está bajo la soberanía de ninguno de ellos”.

 Sidi Ahmed puso de relieve que en vez de explotar su riqueza deberían preservarla, y cualquier acuerdo solo será válido si es consultado con el representante del pueblo saharaui, el Frente Polisario.

El presidente de Adala, durante su visita se reunió con miembros del Parlamento Europeo de diferentes grupos políticos, con quiénes trató varios temas. Uno de los principales asuntos tratados ha sido la sentencia del Tribunal Europeo que falló que el acuerdo comercial con Marruecos no puede aplicarse al Sáhara Occidental, ya que es una “región distinta e independiente” de Marruecos.

Adala subrayó que cualquier decisión que implique aplicar el acuerdo también en las aguas del Sáhara Occidental debe ser negociado con el Frente Polisario. Esta es la única forma de respetar las decisiones de la Corte, que prevé la necesidad de consultar al pueblo saharaui.

El presidente de Adala recordó que el Sáhara Occidental es un territorio ocupado por Marruecos desde 1975 y según el derecho internacional es un territorio pendiente de ser descolonizado. El Sáhara Occidental es uno de los territorios que trata la Cuarta Comisión de las Naciones Unidas, especializada en asuntos de descolonización.

Según la Comisión, la situación actual del Sáhara Occidental tiene su origen en la guerra que enfrentó a Marruecos (poder ocupante) y el Frente Polisario (representante del pueblo saharaui) desde 1975 hasta 1991. En 1991 se detuvo el conflicto armado con el fin que la comunidad internacional organizara un referéndum para la autodeterminación y para que el pueblo saharaui decida su futuro.

 Sidi señaló que no se puede ignorar todo esto, y ante este escenario el papel de la unión Europea debe ser apoyar la legitimidad internacional y no complicar aún más la situación violando el derecho internacional y saqueando las riquezas de un pueblo que no ha gozado de su autodeterminación ni de su independencia.

En cuanto al beneficio del pueblo saharaui, que la Comisión Europea invoca en su documento propuesto, el presidente de Adala  dijo que la decisión del Tribunal de Justicia Europeo es clara y hizo hincapié en el tema de consultar al pueblo saharaui representado por el Frente Polisario.

 Sidi Ahmed también subrayó que el único requisito legal para aplicar el acuerdo en el Sáhara Occidental es la aprobación del mismo por parte del representante del pueblo saharaui, es decir, el Frente Polisario.

Sidi  agregó que la escalada del desplazamiento forzado y repetido de los saharauis continúa como resultado de la política de empobrecimiento, marginación y represión. “Durante 43 años de invasión marroquí de la región del Sáhara Occidental las fuerzas marroquíes han obligado a más de 250.000 ciudadanos saharauis a abandonar sus hogares hacia a países vecinos, siendo este el mayor desplazamiento forzado en el norte de África desde 1975.

 La continuación de la política de represión y empobrecimiento del pueblo saharaui en la tierra de sus ricos territorios ocupados obliga a un gran número de saharauis a emigrar a otras partes del mundo.

La falta del apoyo por parte de la Unión Europea al derecho internacional, así como la incapacidad de la comunidad internacional para hacer valer el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui tal y como lo establecen numerosas resoluciones de las Naciones Unidas, es otra de las causas de empobrecimiento y migración de los saharauis.

El presidente de Adala UK dijo que “los parlamentarios de la UE deben entender que si se aprueba el texto ilegal que la Comisión Europea pretende presentar para la votación del acuerdo de pesca entre Marruecos y la UE, incluyendo las aguas del Sáhara Occidental ocupado, el representante legítimo y único del pueblo saharaui, el Frente Polisario, regresará directamente al Tribunal de Justicia Europeo. Este último declarará que este acuerdo es nulo y no válido, y todo el ciclo de litigios simplemente comenzará de nuevo. Por lo tanto, es hora de respetar la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo en lugar de continuar el litigio.

Sidi Ahmed Alyadasi señaló que  “A pesar de que la decisión del tribunal fue clara sobre cualquier acuerdo con Marruecos  que incluya al Sáhara Occidental no puede ser legitimado, no olvidamos que la UE dice en sus acuerdos previamente con Marruecos que “el Sáhara Occidental siempre ha sido objeto de diálogo entre la UE y Marruecos.

 Derechos humanos y democracia en virtud del Acuerdo de Asociación UE-Marruecos, específicamente el artículo 2, que establece: “El respeto por los principios democráticos y los derechos humanos fundamentales consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos es una fuente de inspiración para las políticas nacionales y extranjeras de la Unión y Marruecos, y será un elemento esencial del presente Acuerdo.

 “Sin embargo, en nuestra Organización Adala , todavía documentamos violaciones claras en varios niveles, como la continua represión de manifestaciones pacíficas que exigen la autodeterminación y una política sistemática de discriminación contra los saharauis, represión de la libertad de opinión y expresión, la persecución de activistas y defensores de los derechos humanos y un gran número de casos de detenciones arbitrarias confirmados por nuestro organización y por parte del Grupo de Trabajo en la detención arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que a su vez exige la liberación inmediata de esos casos.

Sidi Ahmed ha pedido a la Unión Europea y la comunidad internacional tomar todas las medidas necesarias para obligar a Marruecos y a la Comisión Europea a cumplir con sus obligaciones conforme al derecho europeo e internacional, incluyendo los principios de derechos humanos de la Unión Europea y el derecho internacional humanitario.

 Por último, la UE y la comunidad internacional deben exigir que se detengan todas las políticas y prácticas que afectan negativamente los derechos del pueblo Saharaui.